Inicio   Actualidad   Entrevista a Jesús Celada

Entrevista a Jesús Celada


Jesús Celada, Director del Real Patronato sobre Discapacidad: “En el camino que queda por recorrer debemos prestar especial atención a la accesibilidad como primer derecho”

El Real Patronato sobre Discapacidad es un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que promueve la inserción social de las personas con movilidad reducida, y facilita el intercambio y la colaboración entre las distintas Administraciones públicas, tanto en el plano nacional como en el internacional. En la Fundación Mutua de Propietarios hemos hablado con Jesús Celada, Director del Real Patronato sobre Discapacidad, acerca de las acciones llevadas a cabo en España con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas con movilidad reducida.

 

¿Cuáles son las principales acciones que se llevan a cabo desde el Real Patronato sobre Discapacidad?

El Real Patronato sobre Discapacidad se centra, en líneas generales, en la sensibilización social en materia de discapacidad en ámbitos tan diferentes como el deporte, el ocio, la prevención, la educación, la accesibilidad, la tecnología, la universidad o el empleo, promoviendo siempre la actuación conjunta de organismos públicos, entidades sociales y el sector privado. Su fin general es la promoción y la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, tanto en su desarrollo personal como en su consideración social y las funciones que tiene encomendadas van encaminadas a trabajar en ese objetivo.

Las líneas de actividad principales que desarrollamos desde el Real Patronato suponen, en un amplio porcentaje, alianzas con otras instituciones, fundaciones o entidades del tercer sector a través de la suscripción de convenios con el fin de coorganizar jornadas, encuentros, congresos o seminarios de temáticas diversas relacionadas con el ámbito de la discapacidad. Igualmente se suscriben convenios que canalizan subvenciones con objetivos concretos tales como el Programa de Accesibilidad Universal con la Fundación ONCE, el apoyo a deportistas paralímpicos a través del Comité Paralímpico Español o la elaboración de estudios e informes con el Observatorio Estatal de la Discapacidad. La concesión de estas subvenciones sostienen los Centros integrados en el Real Patronato, tales como el Centro Español de Documentación sobre Discapacidad, el Centro Español de Subtitulado y Audiodescripción o el Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos.

No podemos olvidar la línea editorial, consistente principalmente en elaboración de estudios y edición de publicaciones de especial interés para este ámbito. En estos últimos años, destaca el trabajo realizado –que esperamos que se concrete y vea la luz este 2019- en el Programa Reina Letizia para la Inclusión, un programa para mejorar las condiciones educativas y profesionales de las personas con discapacidad, a través de ayudas directas a los beneficiarios cuyo objetivo principal es la igualdad de oportunidades para todas las personas en aspectos tan básicos como la educación y la formación.

Por último, quisiera mencionar la actividad de fomento y de promoción de buenas prácticas, experiencias y políticas que se desarrolla a través de la convocatoria y concesión de los Premios Reina Letizia, premios que recompensan trabajos referidos a las tecnologías, la cultura, la investigación, la promoción de la inserción laboral y la accesibilidad universal.

 

¿Cuáles son los retos que se ha planteado el Real Patronato sobre Discapacidad en materia de accesibilidad para este año?

Como se puede observar en la descripción de las actividades de este organismo, la naturaleza de nuestro trabajo es transversal. Intentamos abarcar todos los tipos de discapacidad y sin duda, todos los ámbitos de la vida, tanto personal como en sociedad, de las personas con discapacidad. Nuestro mayor reto es seguir trabajando desde el debate, la reflexión y la acción coordinada con todos los agentes implicados en la accesibilidad.

Que la propia definición de accesibilidad que aparece tanto en la Convención Internacional de derechos de las personas con discapacidad como en nuestra Ley General sea nuestra hoja de ruta y trabajar para que todos los productos, bienes, servicios, entornos y procesos sean accesibles y puedan ser utilizados –y, añadimos, disfrutados- por todas las personas, en condiciones de autonomía y seguridad.

Un reto, en el que quizá no encontremos la meta, porque la propia sociedad, su evolución y la nuestra como personas y como ciudadanos nos marcan objetivos siempre a conseguir. Este camino nos lo marca claramente la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible; es nuestra hoja de ruta para transformar el mundo, para transformar la vida de todas las personas a través de un ejercicio más pleno de derechos, aumentando sus oportunidades, y respetando los límites del planeta.

Esto incluye de manera específica a los colectivos de mayor vulnerabilidad, en nuestro caso, a las personas con discapacidad. Circunstancia aludida expresamente en 5 de objetivos que componen esta Agenda pero que está presente a lo largo de todos ellos. Se trata de que las personas con discapacidad, como titulares de derechos y sujetos activos del desarrollo, participen activamente para alcanzar los objetivos 2030, con ellas, por ellas y para ellas.

Por último, quiero destacar como ámbito concreto del trabajo que se está desarrollando en el Real Patronato, referido al tema de educación y formación superior de las personas con discapacidad, el Programa Reina Letizia para la Inclusión, un programa de ayudas directas que promueven la educación y la formación superior de personas con discapacidad, enmarcándose de lleno en el Objetivo 4 “Educación de Calidad” y es que es evidente que no puede hablarse de calidad sin inclusión.

 

¿Cuáles son los ámbitos donde más está costando sensibilizar y concienciar a la ciudadanía y administraciones públicas?

Creo que todos tenemos una asignatura pendiente, un trabajo extra que realizar cuando hablamos de discapacidad por salud mental o discapacidad psico-social. Nuestro trabajo de concienciación debe ahondar en las necesidades, preocupaciones y derechos de las personas con esta discapacidad. Y en el eco –y el hueco- que nuestra sociedad debe dar a su realidad. A su capacidad. A su aportación. En definitiva, a su inclusión.

Otro ámbito en el que se debe volcar esfuerzos es precisamente la inserción laboral de las personas con discapacidad. Reconociendo de partida que esta es la principal preocupación de todas las personas, con o sin discapacidad, porque sobre el trabajo puede sustentarse un proyecto integral e independiente de vida.

 

En el ámbito de la discapacidad ¿Cuáles son las principales demandas, preocupaciones y necesidades?

Reconociendo que se ha andado buena parte del camino, que España está haciendo un buen trabajo en el reconocimiento y ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad, podría señalar que en el camino que queda por recorrer debemos prestar especial atención a la accesibilidad como “primer derecho”, como “puerta de entrada” para el ejercicio de todos los demás derechos. En este punto, sí quiero destacar como gran preocupación la accesibilidad en la vivienda, en la edificación y, cómo no, en los espacios públicos. La garantía de la cadena de accesibilidad en este ámbito se hace imprescindible. En otro orden de cosas, como dije anteriormente, la educación, la formación y la inserción laboral son las grandes preocupaciones de las personas con discapacidad y, por tanto, nuestras.

Y quiero terminar, por último, añadiendo dos focos de atención importantes. El binomio mujer y discapacidad, donde se da una vulnerabilidad mayor y también, en algunos casos, una doble o triple discriminación y la infancia con discapacidad, este último un terreno donde trabajar y soñar se convierten en el motor de nuestra propia razón de ser.

Los ODS tienen la voluntad de transformar la vida de las personas a través de un ejercicio más pleno de derechos, aumentando sus oportunidades, y respetando los límites del planeta. Los ODS reflejan el compromiso de no dejar a nadie atrás, y esto incluye de manera explícita a los colectivos en vulnerabilidad, en el disfrute pleno de todos los derechos. En este sentido manifiesta un compromiso expreso por parte de los gobiernos de empoderar a las personas con discapacidad en la elaboración de los planes y estrategias para implementar los ODS en una sociedad inclusiva. El enfoque es que las personas con discapacidad, como titulares de derechos y sujetos activos del desarrollo, participen activamente para alcanzar los ODS, con ellas, por ellas y para ellas.

Comparte

Actualidad

24/04/19
Presidente del Consejo General de Arquitectura Técnica de España
29/03/19
Artículo publicado en revista CIC, Arquitectura y Sostenibilidad