Estudio comparativo de accesibilidad universal de las viviendas europeas

La accesibilidad universal asignatura pendiente para Europa

  • Sólo un 0,6% de los edificios de viviendas españoles son universalmente accesibles, frente a un 1,5% de los alemanes y un 2,5% de los suecos
  • La legislación española es más estricta que la sueca o la alemana, aunque los niveles de incumplimiento son más elevados en España
  • España es el país con mayor número de ascensores: un 78% de los edificios lo tiene, frente a un 45% en Suecia y un 18% en Alemania

La accesibilidad universal en los edificios de viviendas sigue siendo una asignatura pendiente y no sólo en el caso de España, donde el índice se sitúa en el 0,6%, sino también en Alemania con un 1,5%, y Suecia con un 2,5%. El estudio “La accesibilidad en España y Europa” elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Cátedra UNESCO de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona señala que estamos ante una grave situación, especialmente en los casos de viviendas que cuentan con vecinos con movilidad reducida o discapacidad.

La investigación, realizada entre más de 1.500 viviendas, desvela que se han evidenciado importantes carencias que impiden alcanzar una sociedad más igualitaria y justa en cuanto al acceso físico a la vivienda se refiere.

El informe siguiente ha analizado tres tipos de políticas de vivienda: el sur de Europa (España), donde predomina la vivienda en propiedad y la organización de los edificios en propiedad horizontal; Centro Europa (Alemania) con una similitud en la estructura de vivienda en pisos, donde prima el alquiler frente a la propiedad; y el modelo de los países del Norte de Europa, donde prevalecen las cooperativas como modalidad de tenencia de los edificios.

Mientras que en España todos los edificios residenciales existentes deben cumplir, desde finales de 2017 con las condiciones básicas de accesibilidad previstas en el Código Técnico de la Edificación, en Suecia, por el contrario, la normativa en accesibilidad no es aplicable a los edificios anteriores a 1985 (que representan casi un 70% del total de parque de viviendas). En el caso de Alemania, la Ley de Propiedad Horizontal no recoge ninguna disposición sobre problemas de accesibilidad, aunque la jurisprudencia ha permitido a los propietarios exigir la realización de obras de accesibilidad aunque no obliga a la comunidad de propietarios a sufragar su coste.

España es el país donde existe una mayor percepción de necesidad de obras (44%), siendo Alemania la menor (25%), corroborándose para los tres que los porcentajes son mayores en las comunidades donde residen personas con discapacidad o movilidad reducida. En este aspecto, el informe señala que en aquellos edificios gestionados por profesionales se da una mejor accesibilidad y se han hecho más obras de adaptación.

El estudio concluye que aún queda mucho camino por recorrer y destaca que, incluso en sistemas con un Estado Social más consolidado, se está lejos de alcanzar una auténtica accesibilidad universal.